BULL TERRIER

Historia del Bull Terrier

El Bull Terrier data aproximadamente de 1835 y probablemente fue creado al cruzar un Bulldog con el ahora extinto Terrier inglés blanco. Estos perros “bull y terrier” fueron luego cruzados con Pointers Españoles para aumentar su tamaño. Fueron conocidos como gladiadores por su destreza en el ring de las detestables peleas de perros.

En 1860, los aficionados al toro y al terrier, en particular un hombre llamado James Hinks, se dispusieron a crear un perro totalmente blanco. Los llamativos animales se convirtieron en compañeros de moda para los caballeros y fueron apodados “Caballero Blanco” por su coraje en el ring de las peleas de perros y su cortesía hacia la gente.

Aunque ya no se usan para pelear, los Bull Terrier blancos siguen llevando ese sobrenombre hasta el día de hoy, un tributo a su dulce disposición (que por supuesto es compartida por los Bull Terrier de color).

El primer Bull Terrier registrado por el American Kennel Club (AKC) fue el Nellie II en 1885. Doce años más tarde, en 1897, se formó el Bull Terrier Club de América. El Bull Terrier de color se convirtió en una variedad separada en 1936, y el Bull Terrier miniatura se convirtió en una raza separada en 1992.

Entre los conocidos fanáticos de los Bull Terriers se encuentran el general George S. Patton, cuyo Bull Terrier blanco Willie lo seguía a todas partes; la actriz Dolores Del Río; el escritor John Steinbeck y el presidente Woodrow Wilson.

Un Bull muy conocido es Patsy Ann, que saludaba a todos los barcos que atracaban en Juneau, Alaska, en la década de 1930. Amada por los turistas, fue fotografiada más a menudo que Rin Tin Tin, y en 1934 fue nombrada la saludadora oficial de Juneau. Hoy en día, el espíritu de Patsy Ann vive en una estatua de bronce que fue encargada y colocada en el muelle de Juneau en 1992.

Un Bull apareció en el libro de Sheila Burnford “The Incredible Journey”, así como en la primera versión cinematográfica del mismo, pero esa película no tuvo el mismo efecto en la raza que los comerciales de la época de Budweiser de los años 80 protagonizados por el Bull Terrier Spuds Mackenzie. Cuando la campaña publicitaria se emitió, la popularidad de la raza se disparó.

Un Bull Terrier de color hizo historia en 2006, cuando Sundance Kid de Ch. Rocky Top (Rufus para sus amigos) se convirtió en el primer Bull Terrier de color en ganar el Mejor de Exposición en la exposición canina del Westminster Kennel Club.

El único Bull Terrier blanco que ganó el prestigioso evento fue Ch. Haymarket Faultless en 1918. La apariencia de la raza ha cambiado bastante – para mejor, dicen los criadores – desde entonces.

Hoy en día, los Bull ocupan el puesto 61 en popularidad entre las razas y variedades registradas por el American Kennel Club, frente al 85 en 1996. Los Bull Terriers miniatura ocupan el puesto 129.

Galería de fotos del Bull Terrier



Peso y tamaño del Bull Terrier

Los Bull vienen en una amplia gama de tamaños, que van desde 35 libras a 75 libras. Generalmente, los machos pesan entre 55 y 65 libras y las hembras entre 45 y 55 libras. Se paran de 21 a 22 pulgadas en el hombro.

El Bull Terrier miniatura mide entre 10 y 14 pulgadas de alto en el hombro y pesa entre 25 y 33 libras.

TERRIER

El Bull Terrier

Si recuerdas los últimos años de la década de 1980, seguramente recuerdes los anuncios de Budweiser con un Bull Terrier llamado Spuds Mackenzie, cuya sonrisa taimada y payasadas en pantalla transformaron a la raza en un icono del pop. Bastante gente quedó cautivada por la cabeza única de la raza, su constitución muscular y su naturaleza amante de el entretenimiento. Una vez que los anuncios saliesen al aire, la popularidad del Bull se disparó.



Apodado «el pequeño con traje de perro», el Bull Terrier es activo y afable, aparte de ser uno de los payasos del planeta del can y recuerda que viene en una versión más pequeña: el Bull Terrier Miniatura que comparte exactamente los mismos atributos.


El Bull Terrier de un vistazo

CLASIFICACIÓN AKC

CLASIFICACIÓN FCI

Terriers (Terrier Group)

Grupo 3. Terriers

AFECTIVO

DÓCIL

ACTIVO

NIÑOS

65%
Fill Counter
40%
Fill Counter
50%
Fill Counter
60%
Fill Counter

Más del Bull Terrier

La vida con un Bull es siempre una experiencia. Es un perro “ocupado” desde la edad de cachorro hasta la edad madura. El Bull Terrier no se contenta con pasar largos períodos solo día tras día, sino que quiere estar con su gente, haciendo lo que ellos hacen.

Le va mejor con una familia activa que le proporcione un juego lleno de energía. También necesita a alguien que haga cumplir las reglas de la casa de manera consistente, pero amable. De lo contrario, creará sus propias reglas. Por esa razón, no es la mejor opción para los dueños tímidos o para la gente que es nueva con los perros.

Como la mayoría de los terrier, los Bull (especialmente los machos no castrados) pueden ser agresivos con otros animales, especialmente con otros perros. Para comportarse bien con otros caninos, necesitan una socialización temprana: una exposición positiva y supervisada a otros perros que comience en la etapa de cachorro y continúe durante toda la vida.

Los gatos y otros animales peludos que entran en su territorio deben tener cuidado.

Debido a que pueden ser alborotadores, los Bull Terriers no se recomiendan para hogares con niños pequeños, pero con niños mayores son compañeros de juego incansables. Deben disfrutar de un vigoroso ejercicio diario, sino pueden ser muy destructivos. El éxito en el entrenamiento del Bull Terrier requiere paciencia, liderazgo seguridad y constancia.

Algunas ciudades y estados tienen restricciones o prohíben la propiedad de un Bull, y debes conocer las leyes locales pertinentes antes de hacerte con uno.

Si está listo para aceptar el desafío de un Bull Terrier, descubrirás que es un compañero afectuoso y leal que siempre está dispuesto a entretenerte, es conocido por hacer reír hasta a los más serios.

Tenlo claro: la vida con un Bull Terrier nunca es aburrida. 

"Si recoges un perro hambriento y lo haces próspero, no te morderá. Esa es la principal diferencia entre un perro y un hombre" Mark Twain

Comparte en Twiter
Bull Terrier

Personalidad 

El Bull Terrier es extrovertido y un gran amigo que siempre está listo para pasar un buen rato, y siempre muy feliz y contento de pasar tiempo contigo. Un Bull que es tímido y se aleja de la gente no es en absoluto normal.

Nunca ha permitido que un Bull Terrier se vuelva posesivo o celoso. Sin un entrenamiento y socialización tempranos, exposición a perros y otros animales, pueden ser potencialmente agresivos hacia otros animales.

Con las personas, sin embargo, tienen una dulce disposición. Lo más negativo es que en casa, sin el entrenamiento adecuado, pueden ser come muebles y ladradores.

Salud 

Los Bull terrier son generalmente perros sanos, pero como cualquier raza, pueden tener problemas de salud. Los criadores de buena reputación proporcionan certificados de salud para los padres de un cachorro.

Debido a que algunos problemas de salud no aparecen hasta que el perro alcanza la madurez completa, las autorizaciones de salud no se emiten a los perros menores de dos años. 

La raza es propensa a:

  • La nefritis hereditaria

es una forma grave de enfermedad renal que se encuentra en los Bull Terrier, a menudo a una edad temprana. Es causada por riñones pequeños y sin desarrollar o por un mal funcionamiento de los filtros del riñón, lo que resulta en altos niveles de proteína en la orina.

Los Bull que padecen esta enfermedad suelen morir antes de los tres años de edad, aunque algunos viven hasta los 6 u 8 años antes de sucumbir a la insuficiencia renal. Se recomienda hacer una prueba de proteína/creatinina en orina (UP:UC) anualmente, comenzando cuando los perros tienen 18 meses de edad. Los Bull Terriers con un ratio UP:UC anormal, que significa que hay demasiada proteína en la orina, no deben ser criados.

Los Bull Terriers también pueden sufrir de displasia renal, una enfermedad congénita (es decir, que el perro nace con ella) en la que los riñones no maduran adecuadamente, lo que dificulta su capacidad para funcionar correctamente.

  • La sordera

En una o ambas orejas es común en los perros blancos, y algunos Bull Terrier de color pueden ser sordos de un oído. Todos los cachorros de Bull Terrier deben someterse a la prueba BAER (respuesta auditiva evocada del tronco del encéfalo) para asegurarse de que su audición sea normal.

Los Bull que son sordos de un oído pueden llevar una vida relativamente normal, pero los cachorros que son sordos de ambos oídos requieren técnicas de entrenamiento y manejo especiales.

  • Enfermedades cardíacas

En ocasiones, los Bull Terriers padecen enfermedades cardíacas causadas por defectos en la estructura y el funcionamiento del corazón. Algunos casos son más graves que otros y suelen estar indicados por la presencia de un soplo cardíaco.

En algunos casos, un ultrasonido cardíaco (ecocardiograma) puede ser necesario para diagnosticar el problema. Algunos Bull Terrier superan sus soplos, algunos viven con ellos durante años sin ningún problema y otros desarrollan una insuficiencia cardíaca. Dependiendo de la condición y la etapa en la que se diagnostique, el tratamiento puede variar desde la medicación hasta la cirugía.

  • Los problemas de la piel

Estos problemas pueden afectar a los Bull Terrier, especialmente a los blancos, que tienen una piel sensible que puede ser propensa a erupciones, llagas e irritaciones. También pueden ser propensos a las alergias por contacto o inhalación, causadas por una reacción a sustancias como los detergentes u otros productos químicos o alérgenos transportados por el aire como el polen, el polvo y el moho.

Revise la piel de su Bull Terrier con regularidad y trate rápidamente cualquier sarpullido. Proporcione ropa de cama suave y limpia en los cajones y otras áreas de dormir para prevenir las llagas. A veces un cambio en la dieta con pocos o ningún aditivo químico puede ayudar. Otros Bull necesitan un tratamiento a largo plazo con antibióticos o esteroides para mantener los problemas de la piel bajo control.

  • El spinning

Es una forma obsesiva de persecución de la cola que suele comenzar aproximadamente a los seis meses de edad. Puede continuar durante horas y dejar al perro sin interés en la comida o el agua.

El giro puede ser un tipo de ataque y a veces se trata con éxito con medicamentos como el fenobarbitol, el anafranil o el Prozac. El tratamiento suele tener más éxito en las hembras que en los machos. Los Bull Terriers también pueden desarrollar una forma más leve de persecución de la cola que se trata fácilmente eliminando el aburrimiento del perro.

  • La luxación de la lente

Es cuando la lente del ojo se desplaza cuando el ligamento que la sostiene se deteriora. A veces se puede tratar con medicación o cirugía, pero en casos graves puede ser necesario retirar el ojo.

Cuidados del Bull Terrier

El Bull necesita alguien en casa durante el día. Dejarlo solo es una autentica locura. La ansiedad hará que se coma cualquier cosa y tener el peligro de morir por una  obstrucción gastrointestinal. Los juguetes de cuero crudo pueden ser especialmente problemáticos. 

Un Bull Terrier necesita alrededor de una hora de ejercicio físico y mental diario. Disfrutará dando paseos, persiguiendo una pelota o poniendo a prueba su ingenio con un juguete interactivo. También es capaz de competir en pruebas de agilidad y obediencia.

Asegúrate de llevarlo siempre con correa para que no corra detrás de otros animales o salga a explorar por su cuenta.

Los cachorros de Bull Terrier son saltarines y están metidos en todo. El ejercicio de alto impacto puede dañar los huesos en crecimiento, así que hasta que su cachorro crezca completamente, entre los 12 y los 18 meses de edad, tenga cuidado con las actividades que le sacuden los huesos, como saltar sobre y fuera de los muebles, jugar al Frisbee o correr sobre suelos de madera o baldosas resbaladizos. Todo esto puede lesionar las articulaciones y los ligamentos que aún se están desarrollando.

El entrenamiento temprano y constante es esencial. Debes ser capaz de proporcionar liderazgo sin recurrir a la fuerza física o a palabras duras. Un Bull Terrier no es la raza más fácil de entrenar, y tendrás más éxito si apelas a su amor por el juego con técnicas de refuerzo positivo mientras sigues siendo firme y consistente en lo que esperas.

Los Bull Terriers pueden ser difíciles de entrenar en casa. Siga el programa de entrenamiento en casa de cerca; el método de caja es el mejor. Un cajón también evitará que el Bull Terrier destruya sus pertenencias o se meta en problemas.

Los Bull Terriers sospechan de los extraños y pueden ser agresivos con otros animales, especialmente con los perros del mismo sexo. Llévelo a las clases de socialización de cachorros lo antes posible, así como a lugares públicos aptos para perros, para que pueda acostumbrarse a muchas situaciones, personas y perros diferentes. También debe aprender a recibir visitas en su casa.

Alimentación

Cantidad diaria recomendada: 1 5/8 a 4 1/4 tazas de un alimento para perros de alta calidad diariamente, dividido en dos comidas.

La cantidad que come su perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, al igual que las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida.

Casi no hace falta decir que un perro muy activo necesitará más que un perro de sofá. La calidad de la comida para perros que compras también marca la diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, más lejos irá para nutrir a tu perro y menos tendrás que sacudir en el bol de tu perro.

Mantén a tu Bull Terrier en buena forma midiendo su comida y alimentándolo dos veces al día en lugar de dejar comida fuera todo el tiempo. Si no está seguro de si tiene sobrepeso, hágale la prueba ocular y la prueba práctica.

Primero, míralo: deberías ser capaz de ver una cintura. Luego coloque sus manos en su espalda, los pulgares a lo largo de la columna, con los dedos extendidos hacia abajo. Debería poder sentir pero no ver sus costillas sin tener que presionar con fuerza. Si no puedes, necesita menos comida y más ejercicio.

Color del pelaje y aseo

El pelaje del Bull Terrier es corto, plano y brillante, con una textura dura. Los Bull Terriers vienen en dos variedades de color: blanco y de color.

  • Los Bull Terriers blancos son de color blanco sólido, con o sin marcas de color en la cabeza pero en ningún otro lugar del cuerpo.
  • Los Bull Terriers de color son de cualquier color que no sea blanco o de cualquier color con marcas blancas.

Los Bull Terriers son fáciles de cepillar, sólo necesitan cepillarse semanalmente con un guante de goma o un cepillo de curry. La excepción es durante su temporada de muda dos veces al año, cuando será necesario el cepillado diario para mantener todo el pelo bajo control.

A menos que se hayan enrollado en algo apestoso, los Bull Terriers no necesitan un baño frecuente.

Otras necesidades de aseo incluyen la higiene dental y el cuidado de las uñas. Cepille los dientes de su Bull Terrier al menos dos o tres veces por semana para eliminar la acumulación de sarro y las bacterias que lo acompañan, mejor todos los días. Córtele las uñas una o dos veces al mes. Las uñas cortas mantienen los pies en buen estado.

Revise los oídos semanalmente para asegurarse de que no están sucios o inflamados. Límpielos con un algodón y un limpiador recomendado por el criador de su perro o su veterinario. Limpie alrededor del borde exterior del canal auditivo y no meta el algodón más profundo que el primer nudillo de su dedo.

Comience a acostumbrar a su Bull Terrier a que lo cepillen y lo examinen cuando sea un cachorro. Manipule sus patas con frecuencia y mire dentro de su boca y sus oídos. Haga del aseo una experiencia positiva llena de elogios y recompensas, y sentará las bases para facilitar los exámenes veterinarios y otras manipulaciones cuando sea adulto.

Relación con los niños y otras mascotas

Los Bull Terrier y los Bull Terrier miniatura son perros activos que pueden jugar duro, por lo que no se recomiendan para hogares con niños pequeños. Son grandes compañeros de juego con una energía ilimitada para niños mayores activos que entienden cómo interactuar con los perros.

Sin embargo, los Bull Terriers pueden ser agresivos con los niños que no conocen, especialmente si hay muchos gritos o luchas. Pueden sentir que es su deber proteger a “sus hijos” de sus amigos. Siempre supervise el juego; como con cualquier perro, nunca deje a un perro solo con un niño, y enseñe a los niños cómo acercarse y tocar a los perros.

Con los niños en su propia familia, son muy tolerantes, pero no les gusta que se burlen de ellos. No permita que sus hijos jueguen al tira y afloja con el perro.

Los Bull Terriers, especialmente los machos no castrados, pueden ser agresivos con los perros del mismo sexo, pero los sexos opuestos suelen llevarse bien. No se debe confiar a los Bull Terrier gatos u otras pequeños mascotas.



A tener en cuenta

Si deseas tener un Bull Terrier esto te interesa

Pros

  • Son muy simpáticos
  • Leales
  • Cariñosos
  • Se adapta a cualquier  casa
  • Un perro muy familiar

Contras

  • Muy dependientes
  • No les gusta el clima frío
  • Cabezota
  • Necesitan mucho ejercicio
  • Muchos problemas de piel

Conclusión

Los Bull Terriers prosperan en compañía de su gente, y deberían vivir en casa con su familia humana.


No les va bien cuando se les deja solos durante mucho tiempo y causarán destrucción de zapatos y muebles cuando se aburran.


Los Bull Terriers no son adecuados para climas fríos y húmedos. Mantenga a su Bull Terrier abrigado  en invierno.


Estos no son perros de alto mantenimiento, en cuanto a su aseo. Un cepillado semanal y una limpieza ocasional con un paño húmedo suele ser todo lo que se necesita para mantenerlos limpios, aunque deben cepillarse con más frecuencia durante los períodos de muda dos veces al año.


El Bull Terrier necesita de 30 a 60 minutos de ejercicio, juego y estimulación mental diariamente.


La propiedad de los Bull Terriers está restringida o prohibida en algunas ciudades, estados y provincias. Investigue las leyes caninas locales antes de obtener uno; los perros prohibidos pueden ser confiscados y sometidos a eutanasia.


El Bull Terrier tiene una fuerte voluntad y puede ser difícil de entrenar. No se recomienda para los tímidos o los dueños de perros primerizos.


Sin una socialización y un entrenamiento tempranos, los Bull Terriers pueden ser agresivos con otros perros, animales y personas que no conoce.


Los Bull Terriers son demasiado rudos y alborotadores para los hogares con niños pequeños, pero son compañeros de juego incansables para niños mayores activos.


Nunca compre  un Bull Terrier en una tienda de mascotas o  a un criador que no proporcione  garantías de salud. Busque un criador de buena reputación que pruebe sus perros de cría para asegurarse de que no tengan enfermedades genéticas que puedan transmitir a los cachorros y que críe con temperamento sano.

AMERICAN STANFORD

LEER MÁS

JAGD TERRIER

LEER MÁS

BORDER TERRIER

LEER MÁS

JACK RUSSELL

LEER MÁS

FOX TERRIER

LEER MÁS

CAIRN TERRIER

LEER MÁS